Nada ahora…

Ciudades no descansan… mentes divagan, en noches, sin importancia… la vida descansa, mientras psicópatas planean locuras de mañana, yo escribo versos, en noches oscuras, mientras a tus sueños, no hay lugar. Mis metas, es soñar de por vida y no dormir más… moriré joven, pero con una sonrisa, en tu cara. Jamás me verás quedarme derrotado. Siempre, digo siempre, para cuando te hayas dado cuenta estaré de nuevo levantando. Las lágrimas son tu perdida de tiempo, los suspiros es por donde mis pulmones escupo, vaya… ya estamos “coz coz“, y el asno, siempre, hablando de orejas… andas por la calle, y ves tantos pájaros que creen estar volando. He perdido la esperanza, en vosotros, no en mi ser… todavía, yo creo que puedo ser todo lo que me proponga ser. Temprano o tarde, por mucho que intentes creer que no, yo continuaré, hasta que tu vista no alcance, y tu memoria no me recuerde. Jamás perderé la compostura, porque tu vida me pone nervioso, con todo ese tiempo valioso…

Somos poderosos, pero, el dinero no es nuestro oro… tengo ideas, para hacerme pobre, y para enriquecer a tantos, que seguro deben estar pensando que no me importa la fama… pregunten cuántos cuadros vendió Vincent van Gogh y seguro que murió sin saber lo que será… no me importa que el tiempo de ahora sea tu fama, pero, la realidad, será, que tu sombra llevará mi nombre y mi nombre será el virus de la gente que va de boca en boca. No seré nadie ahora, pero seré más de lo que puedas imaginar.

Mode:  Mañana… más…
Listening: Violadores del verso – La ciudad nunca duerme…