No estamos…

No hay dolor.
No se puede parar el corazón.

Tic tac, el reloj.
Tic tac, adiós

No importa, el tiempo no para mientras lloras. Mientras caes tan abajo, que nadie quiere llegar a ofrecerte la mano. No, importa. Que te quieras hundir, que cada día que pasa, te vayas, te alejes y el olvido sea tan solo tu resurgir. El recorrido, en solitario, es un camino, gritar y gritar mientras tu mismo vas cavando, es otro raro.

No estamos, en este tiempo no estamos, todos somos uno, y caminamos. Somos espartanos. Y no lloramos, no cavamos hondo, a no ser que sea para enterraros. No, no estaremos abajo, saldremos pisando vuestros cuerpos y os dejaremos abajo.

No estamos, estamos demasiado ocupados. Todos miramos, su corazón y su inocencia, y no hay opción.

No estamos, caminamos junto a su lado, para lo bueno y para lo malo.

Estado:  …
Listening: JPelirrojo – Llorando sangre


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.