Un día tras otro

Un día tras otro, un día tras otro, un día tras otro… un día tras otro… un día tras otro… es un brazo que te agarra y te levanta, es un grito que te dice ¡levanta! Un día más y otro, hasta caer, cerrar los ojos y volver a sentir esa patada ¡levanta! Y levantas, ya sin ganas, ya sin fuerzas, y por inercia. Intentas, mirar más allá de donde llegas, y no encuentras.

Fue hace mucho que te diste cuenta del constante cambio, del pasado, que define tu presente, pero que queda enterrado. Y de los pasos dados, que se hunden en el barro. Atrapado, sienten unos cuando te miran, y se quedan gritando, mientras tu no te mueves y te hundes cada vez más abajo. Quedamos ahogados, pero una voz, va detrás de un brazo, que llega a ti, y te levanta, te saca, y te lanza, varios metros fuera y el duro golpe es el que te levanta. ¡Levanta! ese grito de nuevo, y por inercia tu cuerpo sigue a tu mente, mientras gritas y gritas, que no quieres más, encerrado, en un cuerpo que no puede más, pero que lucha irremediablemente sin parar.

Un día tras otro, encerrado en este bucle, un día tras otro.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.