Fruto de tus miedos…

Un ideal, una meta clara, y un sueño… muchos, tantos, de vosotros os faltan esas fuerzas por las que luchar, esas ganas sobrenaturales por las que no importar absolutamente nada, por mantener las fuerzas, y no dejaros hundir…

“Bajo esta máscara, no hay solo carne y huesos, hay unos ideales…” y razones no hay, es un propósito, mejorar, perfeccionar, luchar, a pesar de las caídas, las heridas, los latidos quebrados y los gritos a solas. Las lágrimas te hacen fuerte, tanto, que no podrás controlarlas, que escaparán, de compasión, melancolía o simplemente rabia… cuando llega ese momento, no importa lo débil que fueras, porque ya no existe… es él, el que llora, pero tú, eres el que levanta a pesar de no encontrar apoyo. La verdad, sirve, como justificante de muchas cosas… no hace falta, cuando el tiempo, simplemente te la enseña. Recordar quién eres… lo que eres… las razones que llevaron a ser lo que eres, es lo que te mantiene cuerdo dentro de tu lógica, tienes ideales, tienes una razón por la que sentir que tu conciencia no siente arrepentimiento. Y tal vez, a muchos de vosotros, para con mi persona, tan sólo os hace falta hablar conmigo. Lo cual, a mi no me pesa tanto como los hechos que sí me pesan…

No, no son tan importantes como para darles importancia… no es la lógica lo que os mueve, es el ego de un mundo que gira alrededor vuestro, lo que os hace creer, que me importa… y no es cierto. Hay, muchas mas cosas que me quitan el sueño, me lo roban, y me dejan hasta altas horas intentando entender, la crueldad de una soledad. Pero, lo que antes me aterraba, es ahora mi vida, lo que antes me hacía sentirme débil, me hace luchar, contra mí, y superarme… jamás pensé ser quien soy ahora, sin los acontecimientos que ocurrieron en mi pasado. Adoro mi pasado, y mis hechos, mis fallos y lecciones. Mi vida, es mi más preciado valor, y tu importancia, no es lo que más me preocupa. Por ello, me debo a mi silencio, salvo en tantos y tantos textos que llevo… no me debo a vosotros, es mi silencio, lo que hay aquí, escrito a lo largo de tantos años.

Cumplirlos, no es algo que me avergüence… como muchos, tener experiencia, no es algo de lo que deba ocultarme, porque todos somos el fruto de nuestros errores. He aprendido tanto de mí, en tantos textos que, creo, todo cambió en mi vida cuando decidí hacerlo.  Por ello, todo lo que soy, todo lo que es, y todo lo que fui, es mi persona, sin importar un nombre, sin importar lo que hayas logrado o lo importante que creas, porque nunca me veré con los ojos que muchos se ven, esto no es fruto de un vosotros, es fruto de un propósito egoísta de no depender de vosotros… de, a pesar de todo eso que me aterra, pueda, permanecer, firme a mis principios, firme a mi propia lucha fuera de vuestra corriente. No hay río. No hay rebaño  de ovejas, ni mentirosos que gritan que viene el lobo… sólo está mi persona que aprecia, no la ingente inhumanidad que mis ojos ven, y todo el desprecio que se huele en esta sociedad, está aquello que hay tras lo que somos, y que estaba antes, y es un mundo que nos tiene que soportar.

Ojalá, todo esto no fuera un juego por el que al final todo tenga que terminar… pero, a diferencia, todos perdemos. Por ello, jamás en mi vida, me vi encerrado en un aspecto, ni en un número donde me defina lo que soy y quién soy. Fueron muchas, las veces que el espejo no me reconoció, por el simple hecho de que, el que aquí se muestra, es muy distinto al que mi mente proyecta. Y para todo lo demás, sé que detrás de cada persona hay un mundo… pero hay tantos mundos destruidos que son pocos los que quieres conocer.

Por ello, podrán, hundir a aquel que es débil, callar a aquellos que se dejen… vivir en un mundo donde todos se preocupen de banalidades que carecen de sentido… podrán dar un cebo a sus peces, y creer que todos, seremos tan tontos, o que todos nos conformaremos con tan poco…

Si piensan eso… se equivocaron, porque no es uno, sino algunos más, los que tenemos un ideal oculto… un propósito y unas fuerzas inhumanas para seguir a lo largo del tiempo, hasta que más bien tarde, te des cuenta que nunca podrás pararnos.

Mode:  Eco
Listening: EMINEM – ‘Till I Collapse