Eterno soñador…

Y desde lejos, toco este texto para que lo escuches…

Aunque tu duermas, yo tengo insomnio por tu espera.
Tus besos no llegan, y llegas, en voz, o en sucesivas,
imágenes bellas… pero siempre me quedas,
para soñarte, rendido, cuando no puedo más, con esta espera…

Y es tan poco lo que pido, que no es que lo quiera,
sino que lo necesito… cada noche, y cada mañana nueva.

Versos, que cruzan vidas, y océanos,
besos, los tuyos, que mueven mi mundo…
esos, a los que en recuerdos me aferro,
para no perder su sabor, cuando los ojos cierro.

Y a pesar, del acantilado, que hay justo a mis pies,
es el atardecer, y tu piel, en esa línea infinita que nunca llega,
lo que mi vida ve… ya puedo caer, y caer,
que mañana, volveré, a terminar el día con otro acantilado a mis pies…

Y tonto pues, volveré a caer… hasta tenerte, junto a mí, otra vez.

Mode: Insomne
Listening: Aunque tú no lo sepas – Quique González


One Comments

  • Nancy Gallegos C. lunes, 9 mayo, 2011

    Aferrarse al recuerdo de una persona, muestra del gran amor que se siente;el recordar sus besos, el calor de sus abrazos, el aroma de su piel, vaya que se necesita tener una gran memoria o un gran amor; Sin embargo, no debemos dejar que un recuerdo nos detenga, es decir: «Cuando una puerta se cierra, otra se abrirá y tal vez no debamos pasar demasiado tiempo mirando la que se cerro»

Comments are closed.