¿No?

“No estás escribiendo…” Decían cuando agotado llegabas de trabajar. “La vida”. Pero es aquí, que un lienzo en blanco dejaba de lado. “Es que no quería mancharlo”. Ahora, noches de insomnio no importan, son días sin descanso, que pasan sin temor, para quedarse por mucho tiempo. Da igual. La base ya no se calza, se nos 

Seguir leyendo…