No es tan fácil, dejarse ir.

Y el día se fue, el tiempo pasa, y los versos se colapsan, las neuronas cortocircuitan la red que las amasa. Pero aún así, no te marchas…

No dejas los ojos bajar mientras tu mirada se pierde en recuerdos.

He perdido el tiempo, en semanas iguales llenas de días eternos. He perdido al maldito tiempo y no puedo, ver la razón por la que no dejo todo marchar. Escapar, es la palabra de la que quiero escapar. Encontrar, en la respiración y la capacidad para crear, el tiempo libre, a falta del agotamiento que sufro por dedicar-me fuera de tiempo, a este juego que me mantiene despierto… pero en el fondo sobre el vivo y no muerto.

Toc toc, escuchas el eco… resuena tan adentro.

Mode: Insomne
Listening: Yelawolf – Write Your Name

2 comentarios en “No es tan fácil, dejarse ir.

  1. Mientras el eco resuene adentro es difícil marchar y, sobre todo, dejar marchar.

    ¿escapar?…tarea casi imposible mientras no dejemos marchar al eco.

    Si tengo que elegir, con todo el egoísmo del mundo, prefiero que no marches……así sigo teniendo el placer de leerte.

    Me gusta esa canción……….

Los comentarios están cerrados.