El Tiempo sin tiempo

Al dejar pasar al Tiempo, simplemente por educación, cometí un gran error.

Estaba ya mayor, y fue mi error, al no conocerlo bien. El Tempo, tan solo con dejarse pasar, me hizo darme cuenta de mi error. Error, cuya solución era, escapar de él, y dejarlo que se fuera, yéndome yo. Y así me fui. Tras darme cuenta que dejarlo pasar por educación, fue el error, me fui y continué mi vida.

Al Tiempo le dije que “Claro, como tú tienes todo el tiempo del mundo, no sabes apreciar lo que se dedica a cada cosa. Las prioridades de la vida, y el periodo que ha de tener cada cosa. Y no perderlo en tonterías ni gastarlo en cosas irrelevantes, es esencial porque al fin y al cabo se va. Y tú, como crees tener todo el tiempo del mundo… eso, no lo sabes apreciar.” Entonces, el tiempo, efímero al darse cuenta de que había estado perdiendo el tiempo, me dijo Yo soy mi tiempo, aprecio los segundos, saboreo la tierra, el agua. Tengo miles de amigos a lo largo de los siglos y siglos. Y además, puedo hacer lo que quiera aunque para ello tarde mi vida. Pero él no comprendía, entonces tan solo me supe preguntarle ¿Y qué has hecho durante todo este tiempo con tu vida? Y el Tiempo se quedó mirándome. Nada me respondió, como si fuera tan obvia la respuesta que su palabra parecía salir por acompañar a su cara con algún sonido que la reafirmara.Nada volvió a repetir.

Entonces, me acerqué al Tiempo y le dije Mire Tiempo, que yo tengo que pasar y usted me está entreteniendo, disculpe, pero mi vida es corta y efímera, y realmente carezco de tiempo, por ello, debo intentar hacer aquello que crea conveniente y dejar a un lado aquellas otras que en vez de gastar mi tiempo me lo hagan perder. Y me fui. Desaparecí por la esquina sin dejar que el Tiempo respondiera.

Después de un tiempo, el Tiempo y yo volvimos a encontrarnos. Al verme se sonrió con una gran mueca de satisfacción. Y exaltado corrió a decirme ¡No sabes el montón de cosas que he hecho! ¡Tantas que no sé por donde empezar. Al verlo, le miré, y con cara de asombro grité a la vez que interrogué un sí de incredulidad. , afirmó él, y empezó a contarme un montón de cosas que estuvo haciendo… al cabo de un tiempo, le corté en seco Tiempo, Tiempo, Tiempo… haciendo una parada grande… ¿Y… qué has hecho durante todo este tiempo con tu vida? El tiempo se me quedó mirando, y al cabo de un rato, lo único que supo decirme fue NADA, entonces fue cuando me dí la vuelta y me fui gritando Tiempo, lo siento, pero no puedo perder el tiempo contigo.

Desde entonces nunca volví a saber de él…

Mode: Al cabo de un tiempo todo vuelve…
Listening:Lastfm -Tag relax

Un comentario en “El Tiempo sin tiempo

  1. Muchisimas, muchisimas gracias, por escribir esto tan magnífico, es una gozada poder leerlo. Lo he leido varias veces seguidas y creo que ya me lo sé hasta de memoria. En serio, es una pasada este escrito…lo más maravilloso de mi día de hoy. Muchas gracias

Los comentarios están cerrados.