Eterno

La incertidumbre ante saber que después de la muerte nadie va a venir a decirte “qué bien que llegaste nene”, la eternidad será vacío existencial, tu conciencia no existirá, cuerpo se pudrirá en caja de pino y paredes de cemento junto a compañeros muertos, preferiría quemarme en el infierno, y junto a mi mente, mi cuerpo…

El suicidio será condenado por tus amigos, lo verán como una opción cobarde ante la vida, pero la liberación es lo que tu ves, tu no pediste venir, no estás preparado para resistir el golpe incesante de la verdad ante las paredes de tus cascos… el amor tiene un sabor amargo que confunde mientras lo estás saboreando, ahora ya no hay tiempo para juegos, sólo competición entre seres ajenos que sin conocerte no dudarán en reventar tu cráneo contra el suelo… los amigos no existen en mi cerebro, he perdido la capacidad para mantenerlos, sólo busco desesperadamente una voz con la que poder conversar, porque mi conciencia me está vomitando “mátate ya”… y el corazón al borde del infarto… intenta controlar nervioso sus actos, de un cuerpo descontrolado…

Ahora, intentas luchar contra ti, ya no son los demás los que te preocupan sino tú y tu interior, ya es más posible que el daño llegue desde dentro que desde el exterior… asocial sin razón, autista y nervioso en voz, tranquilo como fachada, pero derrumbado y en ruinas detrás de las ventanas, lágrimas bañan mi interior, y la desilusión ya se apoderó de mi interior, condenado a interesarme por poco, y poco es el amor que siento cuando me levanto sin razón… tal vez sepa expresar con palabras mi dolor, pero no querrías aguantar ni un día bajo esta presión, que revienta mi cabeza, y me está reventando todos mis esquemas…

Ya no creo en personas ni credos, mi ateísmo aumenta, ya no sólo hasta abarcar todo tipo de creencia, ya no creo en las personas… no tengo fe en nada ni en nadie, y eso me decepciona, estoy completamente cerrado a opciones monótonas… la soledad me aterra, pero también me rapta y desespera, todo en conjunto a una actitud destructiva, de mi cuerpo y mente. El daño ya no me llama la atención, y la superación aumenta con la resistencia, pero también hace a la piel más dura, y más resistente a los siguiente golpes venidentes… entonces eres más resistente, pero menos expresivo, la mirada seria y serena, que no te confunda… la actitud lenta y tranquila de mis pasos que no te entretengan, mi sonrisa es una falsa careta que está gritando “déjame en paz” y “ayúdame a escapar de mí”, por supuesto todo esto es fruto de mi invención y de mi actitud masoka con k… ahora crees que no es para tanto, pero tal vez todo esto te supere, sea relativo ante otras situaciones más candentes, pero no importa, si te vence, morirás fruto de una mala decisión sólo apoyada por la desesperación…

Y sabrás que resucitarás y te olvidarás de todos tus lectores y defraudadores… escribirás por devoción a superar tu control, y tu dolor, encerrado en futuro, soledad será tu cara de expresión, vencerás a desesperación, llegarás a lo más alto pero nunca conseguirás cambiar a suficientes como para crear algo… y seguirás una vida permanentemente sumida en la lucha, hasta quedar raquítico de ideas, de letras, hasta morir vacío… tal vez tenga fin, y hasta las personas se queden sin, líquido que riega su interior, porque me quedaré seco, fruto del sol que quema estos versos…

Yo no creo ser nada, mantengo mi ego a raya, y mi dolor en aumento… no te confundas, porque no me conoces, y las musas sólo son musas, tan lejanas de la realidad, fruto de tu deformación ideal… así que estos versos están deformados igual, distorsionados y exagerados, fruto de la actitud del sur… pero yo soy fruto de mi padre, y en él me veo a mí… aguante hasta niveles insospechados… pero yo no soportaré tanto, escaparé y me llevaré a mi cuerpo conmigo junto a estos versos… escribiré con sangre cada noche, y mis ojos se rodearán de hoyos negros, mi razón es que no tengo más en lo que centrarme… el mundo que ahí fuera existe no me llena, y sé que existen muchas personas buenas, pero yo no estoy preparado para encontrarles…

Y fruto de todo este dolor es la destrucción entre mente y corazón, uno lucha por tener la razón otro por guíar mis actos y apoderarse de mis sentimientos, mi mente se detiene y piensa en miles de caminos posibles y si no es real no lo sigue… mi corazón se lanza al vacío por muy doloroso que sea el camino… pero al final corazón termina siempre dañado, mente destrozada por incontrol del dolor… y mi cuerpo poco a poco cada vez más masacrado… podría escribir durante siglos, pero terminaría escribiendo con una pistola y una bala, y tentando a la muerte cada vez que termine un escrito… tal vez terminaría llenando el cargador y disparando sin valor hasta esparcir mis sesos por toda la habitación, tardaría años en encontrar mi cadáver… y mis libros rodearían mi cuerpo inerte… yo no soy fruto de una decisión, soy fruto de un destino, aunque nunca crea en este camino que me lleva irremediablemente a la continua vida en el límite…

Hasta poner fin…

Mode:Eterno
Escuchando: Violadores del Verso